Hay fechas en las que todas las canciones hablan de ti y San Valentín es una de ellas. Es posible que tengas una melodía especial para recordar cómo empezó tu historia de amor o unas notas que nada más escucharlas te transportan a esa primera cita o a ese primer viaje o, aún mejor, a ese primer beso. Seguro que a pesar de tener muchas canciones especiales de tu relación de pareja, no tienes todavía ninguna que cuente exactamente todo lo que significa con detalles propios y que solo os pertenecen a vosotros.

Convertir vuestra historia de amor en una canción que hable con exactitud de lo especial que es, es posible. Personalizar y narrar los mejores momentos, las anécdotas, los detalles que la hacen diferente y esa magia que la convierte en única en el mundo también está al alcance de tu mano.

Olvídate de flores o bombones, opta por una experiencia que tendréis siempre disponible para recordar. Regalar tu historia de amor convertida en canción será el más original de los obsequios que puedas hacer a tu pareja este San Valentín.

Una canción de amor personalizada puede tener muchas finalidades, desde declararte a la persona que te gusta desde hace tiempo, a agradecer a la que tienes al lado todo lo que ha hecho por ti o incluso pedirle disculpas por algún error y que esa persona regrese a tu lado.

¿Y qué pasa si no tienes pareja? Pues regala amor en forma de canción a personas que aprecias de verdad como tu mejor amigo, tus hermanos o tus padres, porque con ellos seguro que también has vivido grandes historias de amor que merecen ser cantadas y contadas. ¡Con un regalo así dejarás a tu pareja con la boca abierta!

A estas alturas, ya habrás pensado en más de una idea para dedicar una canción especial este San Valentín a alguien también especial. En Canciones de Colores te ayudamos a hacerla realidad y a ponerle música. Para ello, solo tienes que contarnos esa idea, podrás elegir la persona que la cante o cantarla tú si te atreves, además tendrás información sobre todo el proceso y la recibirás a tiempo para  la fecha. Ya sabes, ¡este San Valentín, díselo con música!